domingo, 20 de octubre de 2013

[Reseña] LOS VENGADORES. LA GUERRA INTERMINABLE (Warren Ellis/Mike McKone/Jason Keith)

    Comenzamos, con ésta entrada, una nueva sección en el blog de eXTreBeO, donde reseñaré algunas de las últimas lecturas realizadas; novedades, clásicos y títulos fundamentales, o no, dentro del mundo del cómic (principalmente tebeos, claro, pero también habrá cabida para ensayos teóricos y alguna adaptación cinematográfica).

   Quiero indicar lo primero, que lo que aquí se expresa es una opinión personal, no una crítica (aunque contenga ciertas dosis de ella en algunos puntos), y por tanto me dejaré llevar por mis gustos y preferencias. Con lo cual no dejará de ser una visión subjetiva en muchos casos.

   Y como el mejor inicio es empezar por el final. Hoy toca reseñar la última lectura que he realizado. Se trata de Los Vengadores. La guerra interminable, con guión de Warren Ellis (Transmetropolitan, Planetary), un escritor de probada solvencia que devolvió a Tony Stark al panteón de dioses superheróicos con la genial Iron Man: Extremis. El dibujo corre a cargo de Mike McKone (52, Avengers Academy) y Jason Keith como colorista.

  Lo primero a reseñar es que éste tomo forma parte de un nuevo proyecto editorial de Marvel, retomando la vieja colección de Marvel Graphic Novels, y realizando el lanzamiento del producto al mismo tiempo en todo el mundo (como se viene haciendo habitualmente con los grandes blockbusters fílmicos)

  Y esa ha sido principalmente mi sensación al leer este volumen de 120 páginas. Me ha parecido estar viendo una película, tanto por la estética de los personajes (cercanas a las reflejadas en las adaptaciones fílmicas), como por la narrativa empleada y el argumento en sí.

 Supongo que la idea final de Marvel es acercar al público aficionado de las películas (que seguramente no ha tocado un cómic en su vida) al universo de esos mismos personajes en su medio original, sin que ello despierte suspicacias en el nuevo lector a meterse en unas historias llenas de macrosagas y multicrossovers a los que Marvel y DC nos tiene acostumbrado al común de los aficionados, pero que para un neófito sería imposible de entender y menos captar (cuando lo que busca es pasar un rato agradable que le recuerde a sus personajes del cine).

  La historia en sí utiliza un sencillo mcguffin con amenaza de monstruos de la mitología nórdica de por medio (sospechosamente parecidos a los que aparecen en la peli de Los Vengadores) y viejos enemigos de Steve Rogers. Que nos pone al Capitán América y Thor a la cabeza de los héroes más poderosos de la Tierra para solucionar el conflicto. Un argumento menor, sin ningún tipo de trascendencia (creo que no tiene siquiera que ver con la continuidad oficial de Los Vengadores, ya que no soy lector asiduo, así que no lo puedo asegurar) pero que resulta ameno y entretenido, que no es poco.


   Cuenta con la aparición estelar de Lobezno, que parece integrado en el grupo, la Capitana Marvel (con vistas a su próxima adaptación cinematográfica, supongo), en versión Carol Danvers, y el solvente Hulk, que siempre es una grata sorpresa, aunque aquí su aparición parece metida con calzador.

  Mención aparte merece el dibujo de McKone, con unos diseños, como ya he reseñado, parecidos a los de las películas, pero con unos rostros carentes totalmente de expresividad, fríos, sin que creen empatía en el lector, unos personajes estáticos, que parecen estar posando, sin crear sensación alguna de movimiento y mucho menos de acción.

   Al menos el color imprimido por Jason Keith disimula muchas de las carencias de McKone y rellena de más contenido gráfico las viñetas.

  La sorpresa agradable es la introducción que hace Clark Gregg, el actor que interpreta al agente Phil Coulson en toda la saga de películas Marvel y en la nueva serie Agents of SHIELD, quien por lo visto es también aficionado a esto de los cómics y hace una breve semblanza de lo que significaron los tebeos en su infancia y juventud.


   En fin, Los Vengadores. La guerra interminable, es un producto diseñado para captar nuevos lectores, pero que poco o nada aportará al seguidor marvelita de toda la vida. Un entretenimiento
vacío de contenido, con personajes desdibujados, que sirve para pasar una tarde ligera, ya que al menos no resulta una lectura pesada, pero que será olvidable en cuando cerremos el tomo.


Jesús Bravo

5 comentarios:

exTreBeO dijo...

Interesante iniciativa esta de reseñar TBOs que echábamos en falta en nuestro blog últimamente. Al fin y al cabo no resulta tan fácil, en mi opinión, encontrar opiniones realmente independientes sobre cosas que van saliendo o va uno conociendo (intereses comerciales, blogs que se deben a una audiencia a la que agradar,...). Que siga adelante, Jesús.

Gol dijo...

Me ha gustado mucho,Jesús, y creo que nuestro blog estaba a falta de esto, entre otras cosas, críticas solventes sobre tebeos. Te animo a continuar. Este tebeo que comentas yo no lo he leído y ya, al menos, tengo una referencia por si mi bolsillo me permite hacerme con él. Gracias.

Ángel García Nieto (By TiTo) dijo...

Excepcional crïtica de un tebeo, que gracias al buen Jesús, en mi caso, como aficionado a los Vengadores, no compraré. Esperaremos anaiosos las siguentes entregas. Un abrazo.

Pablo Calvo dijo...

En primer lugar, felicito a Jesús por esta iniciativa de reseñar cómics, puesto que es una labor siempre de gran interés para el aficionado. Además, en mi caso y respecto a esta obra, al no ser un lector aficionado al universo Marvel o DC, resulta de especial valor el poder seleccionar las más atractivas y descartar aquellos tebeos (como parece ser éste) que poco o nada ofrecen al género y que, más allá de invitar, hacen que uno se aleje más de los mismos. Dentro de esta temática recuerdo alguno especialmente celebrable, como la etapa de Frank Miller en Daredevil o algún Batman muy potente.
En mi caso, la pasión por el cómic surge con obras de corte más personal, sea cómic europeo (Jodorowsky/Moebius me impresionaron profundamente), cómic comunmente conocido como de autor (Eisner, Taniguchi, Shaun Tan, Chris Ware, Oesterheld, entre un largo etcétera), o nuestro querido cómic extremeño, donde nuestros autores están haciendo (y no lo digo por peloteo) cómics realmente extraordinarios (sucede muchas veces que al tenerlo cerca tendemos a darle menor valor del que realmente tienen, y es de justicia ensalzar su excelente labor).
Por todo ello, mis felicitaciones sinceras por esta genial propuesta que seguiré puntualmente.
Abrazos.

Jesús Bravo dijo...

Gracias por vuestros comentarios, compañeros.