domingo, 1 de diciembre de 2013

[Reseña] INJUSTICE: GODS AMONG US (DC Comics)

       Superman siempre ha sido el héroe blanco por antonomasia. El héroe puro, moral, perfecto. Un ejemplo para los demás. Esa es una de las características que han definido al personaje en estos 75 años de andadura entre viñetas. Sus motivaciones para andar salvando al mundo día sí, día también viene de una educación dada por sus padres adoptivos, los Kent, basada en las conservadoras tradiciones del medio este norteamericano. La responsabilidad sobre los demás, el uso de sus poderes en pos de un bien mayor. El mayor héroe de todos los tiempos, al servicio de los más humildes (un carácter mesiánico que se fue forjando a lo largo de estas décadas) siempre ha sentido que sus poderes no son sólo suyos, sino de todos los que los necesiten.

     Injustice: Gods among us plantea la caída del Hombre de Acero. La ruptura total con sus convicciones morales y la aceptación final de su propio destino. Un destino teñido de negro y sangre.

    Resumiendo básicamente el inicio de la historia; El Joker ha ideado un plan para acabar con la imagen de bondad y justicia de Superman y esa manera no es otra que asesinando a una embarazada Lois Lane y destruyendo Metrópolis y sus habitantes.

        Como es lógico, esta acción socaba la psique del más pintado, y Superman no iba a ser menos. En una brutal escena, Kal-El mata a Joker ante la estupefacta mirada de un incrédulo Batman. En unas pocas páginas, han enfrentado a Superman a dos de sus mayores temores, la pérdida de sus seres más cercanos y la ruptura con su código autoimpuesto de no matar.

       Pero esto es sólo el principio de una serie de limitada de 12 números (en su versión impresa, que también existe una digital), donde explora el sentimiento de culpa de Superman, no por matar a Joker, sino por permitir que el Mal campe a sus anchas y acabe con las vidas de seres inocentes.

      La nueva faceta de Superman como juez, jurado y ejecutor asombra al mundo y a sus compañeros de la Liga de la Justicia, posicionándolos a su favor o en contra. Los héroes más poderosos, Wonder Woman, Flash, Green Lantern, toman posición al lado del kryptoniano y deciden que ya basta de tonterías y de permitir que exista violencia y guerra en el mundo. Frente a ellos está Batman, un hombre también marcado por la violenta muerte de sus padres, pero que se erige como baluarte del libre albedrío frente a la posición intransigente de un Superman totalmente desquiciado. Un número tras otro se va haciendo más grandes las diferencias de Batman y Superman. Separando cada vez más a quienes fueron llamados los Mejores del Mundo y perdiendo amigos y aliados ante la imparable fuerza de Superman y los suyos.

      Injustice: Gods among us es la precuela, en cómic, del videojuego del mismo título. Un juego de peleas al estilo Mortal Kombat, pero con los personajes de la Distinguida Competencia zurrándose la badana, ambientada en un apocalíptico futuro donde Superman se ha erigido como Dictador Mundial.

     Tom Taylor es el encargado de hilvanar la demencial caída de Superman. Tramando el argumento con escenas brutales destinadas a deconstruir el universo DC, jugando con las personalidades de los principales personajes y llevándolos al extremo más absoluto. Atentos a una enchochada Wonder Woman y la manipulación que ejerce sobre Superman (al que se quiere beneficiar a toda costa) y las violentas muertes de dos grandes héroes a manos del kryptoniano psicópata. Superman pasa de la luz a la oscuridad y Batman realiza el viaje contrario.

     El apartado gráfico está compuesto de un equipo de dibujantes diferente en cada número (Jheremy Raapack, Tom Derenick y Mike S. Miller, principalmente) que componen la página y la acción con mayor o menor fortuna. Teniendo en cuenta que éste cómic nació como promoción del videojuego y destinado a publicarse por entregas en internet, su tremendo éxito resolvió que fuese publicado impresamente en una serie limitada de 12 cómic-books. De ahí que se note la mejoría de los dibujos a cada entrega.
     Un cómic entretenido, sin más, que juega mucho con el conocimiento y la sensación que tenemos de los personajes y el verlos en actitudes poco o nunca exploradas.

3 comentarios:

Ángel García Nieto (By TiTo) dijo...

¿Interpreto que de ésto no hay retapado, no?
Sería interesante sólo por ver a Superman hecho un auténtico psicópata... jaja.

Jesús Bravo dijo...

Se está publicando en formato comic-book por ECC, Ángel... Visto el éxito que está teniendo hay visos de sacarlo en tomo tipo novela gráfica.

Ángel García Nieto (By TiTo) dijo...

Entonces, quizá me lo pille... porque la grapa la abandoné tiempo atrás. ;)