domingo, 15 de marzo de 2015

[Reseña] EL LOBO DE MAR (Riff Reb´s)

    En los años 70, la Editorial Bruguera sacó diversas colecciones y series en las que adaptaban clásicos literarios de aventuras. El invento se dio en llamar Joyas Literarias Juveniles (aunque también tomó otras acepciones como Grandes Aventuras o Colección Historias Selección). Eran cuadernillos de 32 páginas donde se adaptaban a la historieta (debidamente condensadas al formato) libros de Jules Verne, Mark Twain, Emilio Salgari, Walter Scott, R. L. Stevenson o Jack London (del que hablaremos a continuación), entre muchos más. En estas adaptaciones trabajó un gran elenco de guionistas y dibujantes de Bruguera como Victor Mora, Vidal Sales, Miquel Cussó, Jesús Redondo, Luis Bermejo, Jesús Blasco o Joan Boix, con unas excelentes portadas realizadas en su inmensa mayoría por Antonio Bernal. Ésta colección pretendía acercar a los más jóvenes, los clásicos de la literatura universal a través del tebeo y se alargó hasta casi trescientos títulos que hacían las delicias de los prepúberes de la época al tiempo que cultivaba su cultura y conocimientos, aunque fuese “leyendo santos”.


  Sirva este pequeño inicio para homenajear a ese pequeño gran grupo de personas que hicieron volar la imaginación de toda una generación (entre la que me incluyo) a la aventura, la historia y los grandes autores de la literatura universal.

  El Lobo de Mar es otro acercamiento al clásico de Jack London, utilizando los recursos y técnicas actuales así como el formato tan universalmente aceptado y prestigiado de la novela gráfica. En esencia, no deja de ser lo mismo que hizo Bruguera y otros muchos antes, llevar los clásicos a un medio nuevo y buscando nuevos lectores (o los mismos de siempre, más bien).

  La novela narra las aventuras de Humprey Van Wayden, un prestigioso crítico literario, de educadas y finas formas, que tras un naufragio es rescatado en alta mar por Lobo Larsen, un peligroso y despiadado capitán, convirtiéndose en tripulante del navío El Fantasma, comandado por Larsen. Humprey deberá adaptarse a su nuevo entorno si quiere sobrevivir a bordo del barco más peligroso de los océanos.
  Resulta inevitable ver a lo largo de todo el relato la confrontación entre la civilización y la barbarie, una constante de los relatos de Jack London que ya pudimos disfrutar en otras obras suyas como La llamada de lo salvaje o Colmillo Blanco.

  El Lobo de Mar es mucho más que una historia de aventuras en la mar, con su clásica acepción de enfrentamiento con las fuerzas de la Naturaleza. Sí, hay tormentas imposibles, naufragios, peleas y todo lo que se espera de los clichés clásicos de aventuras marinas (no esperéis ver sirenas o monstruos marinos), pero por encima de todo ello está la eterna lucha del bien contra el mal. Lobo Larsen es la misma imagen de la crueldad humana, autoritario, enérgico e impasible, pero también es cultivado y astuto, lo que le hace más peligroso si cabe. Un hombre sin remordimientos ni ataduras morales que le pondrá en clara oposición con las posturas más civilizadas de Wayden. El hombre de sociedad moderno contra el hombre salvaje...

  Riff Reb´s (seudónimo del dibujante francés Dominique Duprez) realiza aquí un trabajo digno de alabanza, manteniendo todo el bagaje del texto original y ese enfrentamiento in crescendis de Wayden y Larsen a lo largo de todo el relato. Con una buena ejecución de momentos de tensión con otros más tranquilos de conversación entre ambos personajes.
  En el apartado gráfico es donde ya eclosiona la historia en obra maestra. Con un laborioso trabajo de caracterización, en especial con Lobo Larsen, al que dota de toda la maldad recogida en el original de London y que parece la encarnación del mismísimo Diablo. El trazo enérgico de Riff Reb´s y el laborioso y excelente uso de los claroscuros y las masas de negro dotan a toda la obra de una sensación tétrica y de auténtica pesadilla, acentuada además por una paleta y tonalidad de color distinta en cada capítulo en la que se encuentra dividida.
  El Lobo de Mar fue merecedor del Premio FNAC 2013 en Francia al mejor cómic del año y ha sido publicado en España por Spaceman Books, sello subsidiario de ECC Ediciones.

  Un relato crudo sobre la verdad del alma humana y la dualidad que tenemos cada individuo dentro de sí. Una obra de la que el propio Jack London estaría orgulloso.