jueves, 23 de abril de 2015

De la C a la C (21). Capitán Marvel

¡Hola a todos! Quiero empezar explicando que hoy no voy a hablaros de un personaje, sino de varios. Lo que pasa es que todos se llaman igual. Y esa es parte de la gracia de todo. Ahora explicaré por qué. Pero vamos con el primer Capitán Marvel: La edad de oro del cómic (golden age of comic) es como se conoce a la etapa del cómic americano de los años 1930-40. Especialmente el cómic de superhéroes. Este “boom” empieza, lógicamente, con la creación del primer superhéroe: Superman. La editorial DC tuvo una larga lista de superhéroes de gran éxito que aún existen a día de hoy: El propio Superman, Batman y Robin, Green Lantern, Wonder Woman, Flash, Aquaman, Hawkman... Marvel, que por aquel entonces se llamaba Timely, sacó a su vez un gran número de superhéroes capitaneados por sus  tres grandes estrellas: La antorcha humana original, Namor y el Capitán América. Con esta selección de enormes superhéroes, cuál era el que vendía más en todo USA? Exacto. El Capitán Marvel, de la editorial Fawcett.

Debido al éxito de Superman en 1938 la editorial Fawcett decidió sacar su propia línea de superhéroes y contrató al escritor Bill Parker para que creara nuevos personajes. Una de las ideas que tuvo fue un grupo de 6 personas, cada una de ellas con un poder diferente otorgado por una figura mitológica (ojo, que la idea está guay). El director ejecutivo decidió que sería mejor combinar al equipo en un solo personaje, que en un principio se iba a llamar “Captain Thunder”, de ahí el relámpago del pecho. El dibujante, Pete Constanza, sugirió cambiarle el nombre a “Captain Marvelous”, que finalmente se acortaría en “Captain Marvel”. Apareció por primera vez en el número 2 de Whiz Comics que podéis ver más arriba. No se molestaban mucho en disimular en aquella época, os recuerdo que la portada del Action Comics número 1 (primera aparición de Superman) era el superhéroe levantando un coche y estrellándolo contra una roca.

A pesar de las similitudes en los poderes (superfuerza, supervelocidad, invulnerabilidad...), alter egos (dos periodistas apocados) y aspecto físico, el Capitán Marvel se diferencia de Superman en algunos aspectos importantes: Su origen es mágico en vez de extraterrestre y su alter ego es un chaval de 12 años que se convierte en el Capitán Marvel cuando dice el nombre del mago que le dio superpoderes: Shazam. Un anagrama formado por la primera letra de los seis personajes mitológicos que otorgan sus  virtudes: La sabiduría de Salomón, la fuerza de Hércules, la resistencia de Atlas, el poder de Zeus, la valentía de Aquiles y la velocidad de Mercurio. 

El Capitán Marvel fue un éxito instantáneo, se vendieron 500.000 ejemplares del primer número. Al año siguiente el Capitán ya tenía su serie regular con su nombre aunque seguía apareciendo en la genérica Whiz Comics y como invitado en otros cómics de la editorial. En 1941 su popularidad era tan grande que  se convirtió en el primer superhéroe en ser llevado al cine (en formato serial). Para exprimir correctamente la gallina de oro la serie llegó a tener una periodicidad bisemanal. Además en el propio 1940 empezaron a salir otros personajes con poderes derivados de los del Capitán en la editorial, como Captain Marvel Jr. o Mary Marvel. Estamos hablando de 19 años antes de la primera aparición de Supergirl. Estos personajes derivados se unieron con su “padre” en un título mítico que unía a los Marvel poderosos con otros Marvels sin superpoderes que iban vestidos igual y nada tenía ningún sentido y descojono puto: La familia Marvel.


Debo aclarar que ese humor absurdo y surrealismo eran una razón importante del éxito de Fawcett. En 1953 las ventas habían caído sensiblemente (como las de todos los cómics en USA) y además Fawcett estaba metida en un juicio con DC, que se había dedicado a denunciar por plagio a todas las editoriales que sacaban  superhéroes. Así que se dejó de publicar. 
Cuando el cómic resurgió en los 60 en lo que dio a llamarse la Edad de Plata, Fawcett no podía relanzar al Capitán ya que parte del acuerdo al que habían llegado con DC era que nunca más volverían a publicarlo. Así que le vendieron el personaje a la propia DC, que  lo relanzó en 1972.  Pero se encontró con un problema, que era que en esa época el nombre Capitán Marvel estaba registrado por otra editorial: Marvel. Así que el personaje sigue existiendo hoy en día pero  con otro nombre, el del mago que le dio los poderes: Shazam 

Aquí va una curiosidad: Cuando Fawcett dejó de publicar Capitán Marvel en 1953 las editoriales que vendían sus cómics fuera de USA se quedaron sin material. En Inglaterra lo publicaba L.Miller & Sons en blanco y negro y se vendía muy bien. En vez de dejar de publicar lo que hizo fue contratar a un autor llamado Mick Anglo para continuar/reemplazar el cómic. Crearon un personaje nuevo, Marvelman, muy similar al Capitán Marvel pero con algunas diferencias para mantener al público pero no tener problemas de copyright.

Marvelman era muy similar, aunque su apariencia era más moderna y el origen de su poder era la energía atómica. En vez de transformarse diciendo “shazam” lo hacía  diciendo “Kimota”, fonéticamente “atomic” al revés. También tenía sus dos ayudantes, Young Marvelman y  Kid Marvelman. Esta serie se dejó de publicar en 1964. Y aquí llega lo gordo: En 1982 aparece en Inglaterra una nueva revista llamada Warrior. Y el editor quiere revivir a Marvelman. Los primeros autores a los que se lo ofrece declinan, pero le hablan de un escritor que se moriría por escribirlo. 

Un jovenzuelo que se llama Alan Moore. Para no alargarlo os diré que hubo un cambio de editorial  (la americana Eclipse), de nombre (Miracleman, para evitar problemas con Marvel), de tamaño y se 
pasó del ByN al color. Y que lo que hizo Alan Moore con Miracleman es de las cosas más interesantes que ha hecho Moore (que es mucho decir) y que se ha  hecho en el cómic en general. 

Fueron solo 16 números, pero los aconsejo con los ojos cerrados. Cuando Moore se fue en el 16  llegó otro crack, Neil Gaiman, a los guiones. Pero no es el Miracleman de Moore 


Y vamos con Marvel. 7 personajes distintos de Marvel se han llamado Capitán Marvel. ¿Por qué tantos? Porque  Marvel ganó un juicio a  DC por los derechos del nombre Capitán Marvel (después del conflicto Fawcett-DC). Pero si Marvel quiere conservar el nombre tiene que publicar un cómic con título “Capitán Marvel” como poco cada dos años. Así que los muchos Capitanes Marvel que ha tenido la editorial son de los pocos cómics que  no salen o cierran por imperativo económico sino legal. No voy a mencionarlos todos, solo los tres más importantes. El primero que siempre será el de verdad: Mar-Vell


El origen del Capitán Marvel como cómic Marvel no puede ser más prosaico. Un “Eh, está libre el nombre Capitán Marvel, nosotros nos llamamos Marvel y ahí hay perras. Escribe lo que sea y lo publicamos”. Y eso hicieron. Guión de Stan Lee (otra vez) y dibujo del genial Gene Colan, que ha hecho para mí los mejores cómics de Conan pero que siempre ha renegado de su diseño del Capitán. Que no nos vamos a engañar, muy bueno no es. Lo cambiaron no mucho después. Mar-Vell es un soldado Kree (una raza alienígena guerrera de la cosmogonía Marvel) que viene a la tierra a espiar para su planeta pero acaba queriendo y defendiendo a los humanos. Una historia que le gusta a Stan como bien sabe su ojito derecho, Silver Sulfer. Debutó como estrella en el Marvel Super Heroes 12 (1967) y al año siguiente empezó su serie propia, Captain Marvel. No tuvo mucho éxito, por lo que sufrió un cambio de cara en el número 17. Cambio de equipo creativo (el genial Roy Thomas al guión y Gil Kane al dibujo), cambio de uniforme, mejora de poderes y una unión muy rara con el eterno sidekick de Marvel, Rick Jones, que intercambiaba cuerpo con él según fuera haciendo falta. 

Pese a los cambios la serie nunca tuvo mucho éxito, pero se siguió publicando por los motivos a los que ya he hecho mención de forma intermitente hasta 1982, cuando desaparece definitivamente pero con un canto del cisne que ya lo quisieran muuuuuuchos. La primera y fantástica novela gráfica de Marvel “La muerte del Capitán Marvel”, de Jim Starlin 

El siguiente Capitán Marvel también es interesante: Monica Rambeau. 


Aparece por primera vez en Amazing Spiderman Annual 16, en el mismo 1982 en el que desaparece el primer Capitán. La crean Roger Stern y Romita Jr. Desde su aparición salió como secundaria en muchas series, incluídas las Secret Wars de Shooter, especialmente en los Vengadores donde llegó a ser la jefa. Es una policía que en un accidente gana el poder de transformarse en energía (en un principio era luz, ahora ya se transforma en todo tipo de energía dentro del campo electromgnético).  Como Capitán Marvel solo tuvo un “one shot”, nunca una serie limitada ni regular. Ha cambiado un par de veces de nombre. Lo último que sé de ella es que se hace llamar Spectrum y es la jefa de los Mighty Avengers. Antes de eso fue la jefa de Nextwave, un grupo y serie limitada inclasificable pero superrecomendable que es de las cosas más divertidas que he leído. 

Después han llegado varios Capitanes Marvel un poco de pegote que no me voy a dignar ni en mencionar. Y el Capitán Marvel actual, que llevaba muuuuchos años siendo Miss Marvel pero se ve que ha ascendido:


Carol Denvers se convirtió en Miss Marvel cuando en un accidente su estructura se combinó con la de Mar-Vell, el primer Capitán Marvel, en un cómic del 1977. Desde entonces ha sido un miembro de los Vengadores, los Defensores y  no sé si hasta de los tenedores. Vamos, que es un personaje fundamental de Marvel. Y ahora es la capitana ídem, todo muy correcto.

Nada más esta semana. Voy a descansar un poco de escribir Marvel. Han sido muchas veces, estoy agotado. Si os apetece la semana que viene nos vemos aquí explorando el cómic de principio a fin. 

¡Muchas gracias por leerme!

EXCELSIOR!