jueves, 9 de julio de 2015

De la C a la C (29) Shonen Jump

¡Hola! Cuando pienso en cómics tengo tendencia a pensar en el cómic de superhéroes americano. No es porque los considere más importantes que otros cómics, es porque es el tipo de cómic que me volvía loco en mi niñez y juventud. Ahora en mi tardo-juventud (o meso-senectud) los sigo disfrutando, pero yo diría que menos. En fin, a lo que quería llegar es que no creo que el mainstream americano sea el tipo de cómic más importante del mundo, ese lugar lo reservo para el manga. Denostado muchas veces por el lector de cómic veterano, sus números no engañan: Los últimos años ha descendido en Japón el número de ventas de manga, así que solo nos estamos moviendo en el orden de los 5.000.000.000€ anuales. No sobra ningún cero. Solo en Japón. Además de otros casi 1.000.000.000€ around the world. Para que comparéis, en USA el año pasado se vendieron cerca de 500.000.000€ de cómic americano. Que no está nada mal, señora. Pero son 4.500.000.000 menos que el manga en su país. Otro dato: El cómic USA más vendido el año pasado en USA fue Amazing Spiderman #1, con 559.000 ejemplares (una pasada, el segundo más vendido, uno de The Walking Dead, 326.000). El más vendido en Japón, un tomo de One Piece, casi 4.000.000 de copias. No lloréis, pero en España es un éxito de la leche llegar a las 10.000 copias.

El manga en japón se publica principalmente de dos formas: Revistas de manga, que publican varias series a la vez (un capítulo de cada serie por número) y tankobon, que son recopilaciones de los capítulos de una de esas series (es el formato en el que se vende el manga por ejemplo en España). De estas revistas de manga la principal es la que le da título a la entrada de hoy: Weekly Shonen Jump.


Primero una explicación sobre el nombre: El manga se divide en un montón de géneros de dos tipologías: Por género de la historia y por sector demográfico al que va dirigido. Shonen es de este segundo tipo y hace referencia a los manga dirigidos a varones adolescentes. Ahora, eso es un cajón de sastre en el que meten lo que les da la gana.

El primer número de Weekly Shonen Jump salió en julio de 1968 para competir con las revistas ya consolidadas Weekly Shonen Magazine y Weekly Shonen Sunday. Como podéis ver los japoneses no le dan muchas vueltas a los conceptos. Al año siguiente pasó a ser de tirada semanal.

En este primer número ya se hace historia: el mangaka (dibujante de manga) Go Nagai, que si no te suena debería y después te diré por qué, publica el primer capítulo de su serie Harenchi Gakuen, también conocido como Shameless School. ¿Y por qué esta serie de la que es probable que no sepas nada es importante? Porque se considera la primera serie ecchi de la historia. El ecchi es el manga de contenido erótico (no pornográfico) que hoy en día es uno de los pilares de la industria. Este fue también el primer manga del género harem, o sea que la trama gira alrededor de un protagonista masculino rodeado de varias chicas atractivas.


Poco después, en 1972, el propio Go Nagai saca una nueva serie que sí conoces, me da igual que no hayas leído un manga en tu vida o no te guste el anime. La conoces. Seguramente la hayas visto.


Mazinger Z no fue el primer mecha (manga de robots gigantes, básicamente), pero sí es la serie que llevó al éxito a este género. También fue el primer caso de robot gigante conducido desde dentro del propio robot.

La serie anime fue una de las de mayor éxito de la historia, y abre la puerta a una de las características de la revista. MUCHAS de sus series son llevadas a anime. Si has visto alguna vez una serie de animación japonesa hay un 90% de probabilidades de que hayas visto una serie de Shonen Jump. ¿Ejemplos hasta 1984? Captain Tsubasa (en España Oliver y Benji o Campeones), Hokuto no Ken (el puño de la Estrella del Norte), Kochikame, Cobra, Dr. Slump (de Akira Toriyama)... ¿Y por qué me paro en 1984?

Hasta entonces las tres revistas ya mencionadas (Jump, Sunday y Magazine) tenían unas ventas similares de alrededor de 2.000.000 de copias vendidas por edición (que te las firmo yo, oye) Pero en 1984 aparece por primera vez en Shonen Jump la serie que la convertirá en la revista más importante de todas:


Dragon Ball, también de Akira Toriyama, es probablemente el manga más famoso del mundo. Y el segundo más vendido de la historia. En 2012 se habían vendido un total de 156 millones de copias en Japón y más de 230 millones en todo el mundo. A día de hoy mi cálculo es que hay como 6 veces más volúmenes de Dragon Ball en el mundo que españoles. Todo mangaka que se precie lo cita como una de sus principales referencias y cuando pusieron el anime en España, como ya comenté otro día, para mi generación fue una especie de explosión neuronal que nos dejó a todos picuetos. Se emitió en las cadenas autonómicas mucho antes que en las generalistas, antes estas cosas funcionaban al revés. Yo lo veía en verano en Vigo (“As bolas maxicas”) convenientemente doblado en gallego y en Benidorm doblado al valenciá (“Bol de drac”), con la diferencia de que en gallego me enteraba. Cuando lo pusieron en la tele en castellano me hicieron muy feliz y pude dejar de llamar a los personajes cosas como el Mestre Tartaruga. La semana pasada acaba de estrenarse Dragon Ball Super, creo que se llama, que es una serie nueva de anime (aunque va a tener sus mangas correspondientes) que a los fans les encantará saber que obvia Dragon Ball GT como si nunca hubiera existido y empieza unos meses después del final de Dragon Ball Z. El único capítulo ha recibido buenas críticas. Cruzad los dedos.

Esta serie se publicó en Shonen Jump entre 1984 y 1995, época conocida como la Edad de Oro de Shonen Jump. En esta época el éxito y las ventas se dispararon hasta los más de 6.000.000 de copias vendidas por cada edición. Además de Dragon Ball se publicaron en este tiempo otros exitazos como City Hunter (Cazador), Saint Seiya (los Caballeros del Zodiaco), Bastard!, Dragon Quest, Slam Dunk, Yu yu Hakusho, D.N.A... Durante el resto de los años 90 siguieron apareciendo series de un enorme éxito como Yu-Gi-Oh, Hunter x Hunter, Shaman King, Hikaru no Go (enorme serie) y los para mí dos shonen más importantes surgidos en los finales de los 90: Naruto (en el 99) y sobre todo One Piece (en el 97)


Antes he dicho que Dragon Ball es el segundo manga más vendido de la historia. One Piece es el primero. A día de hoy hay más de 350 millones de volúmenes vendidos. Eso es unos 30 millones más que la población de Estados Unidos. Es una serie un poco rara, cuando empiezas a verla no parece gran cosa y el dibujo es un poco demasiado simple e infantil. Pero cuando te quieres dar cuenta ya llevas leídos 100 números y no puedes esperar a leerte los 692 más que han salido hasta ahora. Sigue saliendo semanalmente. Ha ganado todos los premios que existen y bate algún récord nuevo todos los años.

En los últimos años Shonen Jump ha caído muchísimo en el número de ventas, igual que el resto del mercado manga. Aún así siguen vendiendo más de 2 millones de ejemplares por edición siendo la revista de manga más vendida. Han seguido sacando series enormes, como Bleach, Death Note, Bobobo (que me encanta. Una serie tan loca que los japoneses exigieron su cierre. Los japoneses. Por loca), D. Gray-man, Bakuman, Beelzebub o su último gran éxito Assesination Classroom.


¿Y por qué hay tantas series con un impacto tan enorme de Shonen Jump? Pues principalmente por dos motivos: Es la revista más consolidada, así que todo el mundo quiere publicar en ella y pueden elegir lo mejor. Y otro es una característica muy especial de esta revista: Cada ejemplar viene con una tarjeta de votaciones que el lector puede rellenar y enviar gratis a la editorial para decir cuáles son sus series favoritas de cada número. Ojo, se puntúa cada número, no la serie. Todas las semanas se publica el resultado de esas votaciones y las series que están más abajo se suelen retirar de la revista aunque sean de autores importantes. Por ejemplo Bleach, que era una de las favoritas, empezó a bajar muchísimo en popularidad con el penúltimo arco, lo que ha llevado al autor a decidir terminar la serie con el arco actual antes de que le echen. Esto no solo lleva a hacer una criba, sino que permite a los autores saber si un arco está funcionando o no y actuar en consecuencia.

En fin, aquí lo dejo. Espero que conozcas un poquito mejor la revista de la que han salido seguro que por lo menos un puñado de series que te encantan


Yo me despido por ahora, la semana que viene os veo por aquí. Hasta entonces un saludo y ¡Gracias por leerme!

EXCELSIOR!