sábado, 14 de noviembre de 2015

De la C a la C (38) CLAMP

Hola, perdonad que esta semana llegue un poco tarde, he tenido algunos problemas con el Señor Interneto

Pocas veces hablo de autores de manga. Hay varios motivos: Conozco bastante poco el mundo del manga (me gusta pero lo conozco poco), estoy todavía en ese punto en el que conozco más las series que los autores y, sobre todo, ¡HAY MUCHÍSIMOS! ¡Casi todos con sus nombres japoneses con sus sílabas consonante-vocal y si acaso una “n” que, al no saber lo que significan, me cuesta mucho recordar! Pero hay algunos que merece mucho la pena destacar. Hoy voy a hablar de uno un poco especial. Porque no es uno en ningún aspecto. No sería uno sino una. Pero tampoco es una, porque en realidad son, a día de hoy, cuatro. Voy a hablaros de Clamp.


Decía que a día de hoy son 4, pero empezaron siendo 11. Todo un equipo titular de fútbol. Empezaron a mediados de los 80 como un círculo de dojinshi. Los dojinshi son revistas de manga autopublicadas, en la mayoría de los casos parodias o fanfiction de obras muy conocidas (no solo japonesas). Y en muchos de los casos con contenido erótico. Se venden muy bien, de hecho existe en Tokio una convención semestral llamada Comiket que se dedica exclusivamente a este mercado y al que acuden más de medio millón de personas. Como los fanzines aquí, más o menos. Los dojinshi se sacan en tiradas muy cortas para no tener problemas con los derechos de autor, así que los mejores son muy codiciados.

Tres de las artistas que formaron Clamp, Mokona, Tsubaki Nekoi, y Satsuki Igarashi, eran amigas y compañeras de colegio desde la adolescencia, y empezaron a dibujar manga juntas. A mediados de los 80 comienzan a acudir a las Comiket y vender allí sus cosillas. Uno de sus trabajos (concretamente de Mokona) llegó hasta la que se convertiría en el 4º miembro del grupo, guionista y portavoz y líder de facto: Nanase Ohkawa, que se unió a ellas. También se juntaron con las otras 7, cuyos 7 nombres voy a obviar con vuestro permiso, exceptuando a Tamayo Akiyima que está trabajando en solitario con bastante éxito en Japón y USA, y formaron el grupo Clamp Cluster.

Empezaron, como ya he dicho, haciendo dojinshi de Captain Tsubasa (aquí más conocidos como Oliver y Benji) y una versión yaoi de Saint Seya (Los Caballeros del Zodiaco). Yaoi es el manga que representa relaciones eróticas o románticas homosexuales entre dos varones (entre dos féminas es el yuri). Publicaban sus historias bajo el título genérico Clamp Book, además de publicar Clamp News, un boletín sobre el propio grupo de creadoras


La primera obra “original” que publican como grupo es RG Veda, en 1989. Como sé que nunca os lo habríais imaginado por el nombre ya os lo digo yo: Está basado en la mitología védica. Se publicó en la revista Wings entre 1990 y 1995 y ya es un ejemplo del tipo de dibujo recargado y preciosista representativo de Clam. Se llevó a la animación en el 1991 en forma de dos OVAs.


Al convertirse en mangakas profesionales se fueron a vivir a Tokio en un pisito de dos habitaciones que alquilaron. Para vivir las 11. Con dos ovarios (por persona).

Durante los años que se estuvo publicando RG Veda hubo un goteo de miembros hasta que en 1993 quedaron solo las 4 que siguen hasta hoy. Con gran éxito de público fueron creando un buen número de series que publicaron en diferentes revistas: Man of Many Faces, Duklyon, Clamp School Detectives, X... ¡Muchas! Todas ellas eran Shojo Manga, manga destinado a chicas adolescentes (como ya hemos comentado alguna vez los géneros de manga se suelen definir por el tipo de público al que va destinado).

En 1996 crearon su serie probablemente más importante: Cardcaptor Sakura (Sakura, Cazadora de Cartas en español)


Se publicó en la revista Nakayoshi desde 1996 hasta el 2000 y trata de, nunca lo vais a adivinar, una chica llamada Sakura que tiene que capturar cartas. También se llevó al anime, así como a un par de  películas OVA, juguetes, videojuegos... Pensaba que el anime no se había puesto en España, pero me dice el señor Wikipedia que lo han puesto en el canal Kitz. Canal que no sabía que existía. Así soy. Pero el manga sí lo he visto en tiendas, editado por Glenat. Tanto el manga como la adaptación al anime han recibido varios premios importantes, y el manga se sigue reeditando a día de hoy (creo que el año pasado Dark Horse compró los derechos para la reedición USA). Para que os hagáis a la idea del éxito de este manga en los states, en 2002 Taco Bell sacó juguetes de Cardcaptor Sakura para sus menús infantiles, lo que cabreó a la American Family Association que intentó boicotearlos porque las cartas del manga se parecen demasiado a las cartas del tarot. O, como decimos en mi pueblo, “Los tontos no deberían tener tanto tiempo libre”.

En 2001, por primera vez, Clamp sale del género Shojo publicando Chobits


Chobits es la primera incursión de Clamp en el shonen, el manga destinado a chicos adolescentes. Trata sobre un “persocom”, un androide-ordenador con forma de joven humana que encuentra el protagonista y que puede ser uno de los legendarios “chobits”, persocoms con emociones y libertad de pensamiento. Como otras series de Clamp trata sobre todo de la relación de los humanos con las máquinas, y como casi todas sus obras se interrelaciona con las demás creaciones de Clamp. También se ha llevado a un anime de 26 episodios, videojuegos, merchandising, etc.

Como digo, una de las características de sus obras es la continua entrerelación entre series, con personajes de unas apareciendo en otras dando forma a lo que se ha  llamado “univero Clamp”. Esto se lleva al extremo con las series XXXHolic y Tsubasa: Reservoir Chronicles, que cuentan dos partes distintas de un mismo gran argumento compartido y se publicaron a la vez en dos revistas distintas.


De hecho Tsubasa es una especie de recopilación de personajes de sus otras series.

En 2004, para celebrar el 15 aniversario de Clamp las 4 integrantes se cambiaron los nombres a los que  he puesto todo el tiempo. En realidad empezó Mokona, que quería quitarse el apellido porque le sonaba demasiado infantil (aunque a mí Mokona Apapa me flipa como nombre), y las otras 3 le siguieron el rollo.

En los últimos años Clamp ha seguido creando sin parar un buen montón de series que ya no son exclusivamente shojo, sino que se han metido en casi todos los géneros, desde el mecha (robots gigantes) al horror pasando por la comedia. En 2006 ya habían vendido más de 90 millones de volúmenes. Así que a día de hoy llevarán por lo menos 91.

Trabajan todas juntas (Okhawa al guión y el diseño de personajes y las otras tres al dibujo) y, a diferencia de la mayoría de mangakas, no tienen ayudantes. 


Y por si no te parecieran suficientemente guays, Mokona siempre va en kimono y Satsuki Igarashi es la prima de Yuriko Igarashi, creadora de un manga que seguro que no has visto en tu vida (¿Eh, pillín?)


En 15 días volveré a escribir sobre alguna cosita concerniente a este mundo peculiar y tremendamente amplio que es el mundo del cómic. O me vuelvo loco y me pongo a hablar de ornitología o la teoría M. Nunca se sabe. Hasta entonces... ¡Gracias por leerme!

EXCELSIOR!