lunes, 7 de marzo de 2016

134 exTreBeO micropodcast: Ojo de Halcón


Cuando digamos de qué obra se trata algunos dirán algo así como "claro, es que ese no es un típico cómics de superhérores." Vale, no es tipico, pero tampoco es tan raro y, sobre todo, es bueno, muy bueno en mi opinión.
La cosa viene a ser algo así. Cogemos un personaje más o menos secundario, que forma parte de Los Vengadores, y cuyas historias no pasen por su mejor momento; lo dejamos en manos de una pareja de autores a los que se les da -quizá precisamente por ello- una libertad poco habitual en Marvel. Estos autores resulta que se compenetran estupendamente y deciden, vaya usted a saber por qué, divertirse pero en serio haciendo de esta serie de más 500 págs. una mezcla experimental en la que recuperar y reinterpretar recursos del cómic pocas veces vistos en un tebeo de superhéroes. El resultado es un comic muy entretenido, con guiones frescos, llenos de humor e ironía y con una de las mejores lecciones de dibujo y narrativa gráfica de los últimos años... ¡en cualquier género! Y de propina 4 Premios Eisner y la crítica alabando este trabajo del que se habla en muchos lugares donde no se suele hablar (o no mucho) de superhéroes. [Hasta los de Marca España quisieron "participar" de estos premios, no sin el justificado enfado del autor español.(VER)]

[BOTÓN DERECHO + GUARDAR COMO]

o ESCÚCHALO online pinchando directamente.

http://www.ivoox.com/podcast-comic-extrebeo_sq_f112441_1.html
(y en iTunes)

En las reseñas que se han hecho de esta obra se han citado como influencias a grandes nombres de la historia del cómic de superhéroes (Mazzucchelli, Ditko o Steranko) pero también otras figuras de la talla Will Eisner, Chris Ware o Bernie Krigstein (sí, lo sé ¡son palabras mayores!). Las portadas y dibujos de David Aja experimentan con recursos provenientes del mundo del diseño, de la publicidad e incluso de todo lo relacionado con los iconos y los pictogramas, de esos que encontramos en los emoticonos o en las instrucciones de cualquier artefacto. Todo ello de forma muy moderna, minimalista y precisa aunque en apariencia -solo en apariencia- despreocupada y, a la vez, con un toque retro en la estética que nos lleva a los años 60 y 70. Precisamente en esto encontramos la clave -en mi opinión- de la enorme calidad de este cómic: Fraction y, sobre todo, Aja hacen un tebeo de autor, en él reinterpretan con originalidad recursos narrativos con los que solo los grandes maestros se han atrevido, los adaptan a estos tiempos y crean un maravilloso entretenimiento de los que disfrutan los neófitos y deleitan a los iniciados, un cómic de esos de "por esto me gustan los cómics".


En cuanto al argumento vemos que aquí Ojo de Halcón es más Clint Barton. Apenas ejerce de superhéroe en apariencia este miembro de los Vengadores que se encuentra acompañado por una joven con su misma habilidad y que -diríase- es tanto su "sidekick" como una posible sucesora del arquero de Marvel (más moderno, en cualquier caso, que el Green Arrow de DC). Barton defiende, llevándose numerosas palizas, a los inquilinos de un edificio de NY ya que la mafia rusa intenta deshuciarlos por asuntos inmobiliarios y con algunos villanos clásicos de Marvel por detrás. Las tramas son relativamente simples y solo la ruptura de la cronología "a lo Pulp Fiction" y las conexiones de acontecimientos entre diferentes capítulos da sofisticacion a este aspecto. Sin embargo, en la narracion gráfica de Aja nos encontramos ante uno de los trabajos más brillantes de los últimos años, experimentacion y creación inspirada disfrutable al 100% y con una clase fuera de lo común (acicate o desánimo, según se mire, para cualquiera que esté pensando en dedicarse a los cómics).


Mención especial podría hacerse de varios (bastantes) de los episodios pero hay uno cuyo riesgo merece nuestra atención. En el 2° tomo se narra un episodio ¡desde el punto de vista del perro de Barton! (Lo mío es la pizza). Todo un alarde del que salen airosos -no era fácil- los autores. (VER)


Quizá a algunos lectores habituales de superhéroes no acabe de convencerles esta obra, posiblemente porque buscan otra cosa, o porque no aceptan salirse de ciertos cánones gráficos o argumentales. Pero al resto nos ha encantado. Un experimento exitoso que explora los límites del Noveno Arte, ¡ahí es nada! 3 tomos de diferente volumen, en rústica con solapas que publica Panini (12, 14,50 y 18,95 € para 136, 160 y 232 págs.)